Necesidad de aumentar la capacidad de las cápsulas


El reto

Un producto de una gran multinacional se encontraba en el punto de mira, pero no por razones de eficacia. Su eficacia estaba bien establecida y el producto había sido recomendado con confianza por los médicos y aceptado sin problemas por los pacientes. Desgraciadamente, esa eficacia y todas las demás características del producto estaban siendo socavadas no por fuerzas externas sino por el propio producto. En concreto, algunas de las cápsulas se rompían y perdían su dosis de 450 mg, un problema descrito en las quejas de los clientes como cápsulas que «perdían polvo» o «explotaban». No es de extrañar que esta situación afectara tanto a la calidad percibida como a la real del producto, generando dudas, minando la confianza y destruyendo la fidelidad a la marca.

El proveedor existente había sugerido cambiar a cápsulas más grandes, pero el cliente quería evitar esta solución debido a las complicaciones y ramificaciones financieras asociadas al cambio de producción y envasado. Por lo tanto, a SFI Health se le encomendó la tarea de encontrar una nueva solución que contuviera los daños, invirtiera la implosión y salvara la reputación de la marca antes de que la situación fuera irremediable, e idealmente sin cambiar el formato.

Solución de SFI Health

Aprovechando nuestros recursos y redes de expertos en todo el mundo, realizamos un examen exhaustivo de todos los aspectos de la cadena de producción del producto. Esto reveló que las cápsulas se dañaban porque estaban demasiado llenas, no por un contenido excesivo, sino porque el contenido no era lo suficientemente compacto. Nuestra solución fue sustituir el método de formulación anterior por una técnica diferente de trituración/molienda disponible en una de nuestras plantas de producción. Esta técnica haría que los ingredientes fueran más densos sin cambiar la cantidad física de material en cada cápsula y sin afectar al contenido de la etiqueta.

Los resultados

El nuevo método de fabricación densificó el contenido de las cápsulas hasta alcanzar niveles de calidad que satisfacían las elevadas expectativas tanto de los médicos como de los pacientes, y no afectaron al contenido de la etiqueta. Se acabaron las quejas sobre cápsulas que «perdían contenido» o «explotaban». Se evitó así el gasto y la complejidad de cambiar a cápsulas más grandes. El problema se resolvió solo tres semanas después de nuestra conversación inicial sobre el tema. Basándose en la respuesta positiva recibida por la reintroducción del producto en el mercado, el cliente ha duplicado su previsión de ventas para 2021.

Da el primer paso y rellena el siguiente formulario

Uno de nuestros responsables de desarrollo de negocio se pondrá en contacto contigo.

Consent*
Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.